En el funcionamiento del motor existe el concepto del “retorno”: se trata del combustible no procesado, el cual retorna desde el motor al tanque de combustible. Algunos conductores insertan en la línea de combustible principal un dispositivo tipo “T” para desviarlo, o simplemente vierten el combustible de “retorno” en cubetas.

Volumen de las pérdidas: desde 20-50 litros al día.